Nayhara Monserrat, toda una vida ligada al ciclismo

La joven ciclista balear nos hace un pequeño hueco en su ajetreada agenda para que podamos conocerla mucho más a fondo

“Me considero una persona constante y valiente, una que siempre hace todo lo posible para conseguir sus objetivos”. De esta manera tan directa y concisa comenzaba la entrevista la protagonista del día de hoy, la joven balear Nayhara Monserrat (Mallorca, 2005). En este 2021 aún se encuentra en la categoría cadete, sinónimo de estar en plena juventud, pero… ¿no os parecen dichas declaraciones propias de una persona madura? Por lo menos este fue mi caso, vaya, ya que, conforme me iba recitando dichas palabras, era exactamente esto lo que iba diciéndome a mí mismo.

Son muchas las veces en las que el devenir de los/as más jóvenes se ve influenciado por los valores que les inculcan sus familiares, bien sea en cuanto al ámbito profesional/laboral (por ejemplo, que escojan determinados caminos académicos en base a su círculo interno), bien sea en cuanto al deportivo. En este caso, y como lo podréis comprobar muy bien, nos detendremos en un claro caso que versa sobre esta última tipología… Lo veréis enseguida.

¿Con ganas de saber más detalles sobre ella? ¡Genial! No os haré esperar más… ¡Adelante!

VIAJE EN EL TIEMPO

Bueno, comencemos. Y, para ello, qué mejor forma que rememorando de primera mano las razones por las cuales decidió aventurarse en este deporte y, a continuación, conociendo en detalle cómo transcurrieron sus inicios.

Mi familia siempre ha estado ligada al ciclismo: mi padre, por ejemplo, fue ciclista y, mi abuelo, que era fotógrafo, solía acudir a las carreras para realizar todo tipo de fotografías. A raíz de todo ello, y diría que máxime por ‘culpa’ de mi padre, decidí probarme en las ‘2 ruedas’. Y bueno… ¡no pude haber tomado una mejor decisión! Desde el principio me enganché a esto, y de hecho hubo un tiempo en el que estuve probando unos cuantos deportes, pero en mi caso solo me llamaba la atención el ciclismo. Supongo que también les pasará a otras personas, pero este deporte es uno que ves y que, al instante, te engancha, como que te atrapa.

Ya lo habéis visto. Hay veces en las que, por H o por B, nos cuesta tomar ciertas decisiones, pero, una vez decididas por ellas, son muchas las ocasiones en las que sensaciones y pensamientos positivas de todo tipo empiezan a ‘invadirnos’ el cuerpo, incluso llegando a congratularnos a nosotros/as mismos/as por la decisión tomada. Volviendo al caso que nos concierne, y aun a riesgo de poder estar metiendo la pata, no creéis que es exactamente esto lo que le ocurrió a Nayhara? A mí, por lo menos, me lo pareció.

Ahora que ya conocemos las razones de su incursión en el ciclismo, ¿cómo creéis que recordará sus primeras pedaladas? ¿Pensáis que con nostalgia?

Mis padres le quisieron poner ruedines a mi 1ª bicicleta, pero les dije que no, que por favor que no se las pusieran [risas]. Desde pequeña, he ido aprendiendo poco a poco a manejar la bici tanto en la modalidad de ruta como de pista, y prueba de ello es que, con tan solo 6 años, decidí ‘meter mis dedos’ en el velódromo, haciendo que participara en mi 1ª carrera en plena etapa escolar. Además, algo que me ayudó de sobremanera a adquirir una gran técnica y habilidad fueron las gymkhana: si ya de por sí los beneficios que nos proporcionaba eran muchos y variados, el hecho de ejercitarnos mientras compartíamos momentos junto a mis amigas fue algo excepcional, porque ten en cuenta que no todo era competir, sino que jugabas con ellas, te entretenías, lo pasabas bien, etc. El ambiente era súper divertido; lo recuerdo con mucho cariño.

VIDA MÁS ALLÁ DE LA MODALIDAD DE RUTA

Uno de los fallos que suelo cometer es que, muchas veces, pienso que casi todo el ciclismo se concentra en la modalidad de ruta… ¡Y no! A ver, de acuerdo, puede que sea la disciplina que aglutine la mayor parte del mismo, pero eso no quita que también existan otras cuantas que sean tan e incluso más espectaculares. En el caso que nos concierne ahora, haremos especial hincapié en la de pista, la modalidad a la cual Nayhara le tiene muchísimo cariño, pues no olvidemos que, desde que era pequeña, siempre ha solido compaginarla junto con la de ruta.

Siendo sincera, y aun encantándome la pista en su totalidad, admito que, por encima de todo, me gustan las pruebas de fondo. Por darte un ejemplo, cuando preparo unos Campeonatos de Pista nos centramos mucho en realizar más días de entrenamientos a la semana para prepararlos lo mejor posible. Además, solemos adecuar los ‘entrenos’ dependiendo de las pruebas que vayamos a realizar, ya que, evidentemente, no es lo mismo preparar una determinada prueba que otra. Eso sí, tengo la suerte de estar en un centro de tecnificación: nos dan todo tipo de facilidades, e incluso disponemos de la oportunidad de poder cambiar los exámenes en el caso de que nos coincidan con las carreras.

Hablemos de pruebas. O, por lo menos, por alguna en concreto. Para ello, y como me picaba la curiosidad, procedí a preguntarle por la de puntuación, ya que, además de ser una que demanda muchísima energía física y mental, me percaté de que solía desenvolverse a las mil maravillas en ellas. “Tienes que ir muy pero que muy atenta de quiénes ya han conseguido puntuar. Por ejemplo, hay veces en las que me digo: “Vale, esta ya ha puntuado; esta, en cambio, como ha pasado 1ª por el sprint, necesito obtener 5 puntos para sobrepasarla, etc. Es como que tienes que ir en todo momento calculando cuántos puntos llevas a la vez que vas cuantificando los de tus rivales, más o menos como ir haciendo matemáticas hasta que vayas muerta y ya no sepas ni dónde estás [risas].

CONFINAMIENTO: LA PESADILLA QUE AÚN PERDURA

Lo sé: aquellos meses en los que estuvimos metidos en casa no solo no fueron eternos, sino que estoy casi seguro de que muchas de las personas que estaréis leyendo estas líneas querréis borrarlos instantáneamente de vuestras mentes. Aun así, también quise preguntarle al respecto, simplemente para saber de qué forma sobrellevó aquellos días que, sin duda, nos costará hacer desaparecer de nuestras mentes.

Lo llevé más o menos bien, ya que fue justo una semana después de ganar. En aquel momento pensé que serían como 15 días de ‘descanso’ y que regresaríamos enseguida, pero la situación no hacía más que alargarse… Tras un largo tiempo y ya cuando habían transcurrido unos cuantos meses, comenzamos a conocer las fechas de algunas competiciones, tanto de ruta como de pista, y eso moralmente nos fue de gran ayuda para ir preparándolas de la mejor manera posible. Es que claro, si no estabas motivada, casi-casi era como que no podías ni entrenar ni dar tu máximo en los entrenamientos.

Algunas ciclistas de otros equipos me han solido comentar que, durante el confinamiento, estuvieron en continuo contacto con el staff del equipo y que realizaron juntos todo tipo de actividades… ¿Y en el caso de ellas qué? Bien. “Nosotras también lo estuvimos, sí, por lo que en este sentido no me puedo quejar. Solíamos realizar sesiones de rodillo mediante videollamadas, pero el deterioro de mi relación con el rodillo fue tal que, después del fin del confinamiento, estuve 2 meses sin tocarlo [risas]. Joe, es que ni te imaginas lo que me aburría estando todo el rato en el mismo lugar y mirando al mismo sitio… [risas].

Una vez acabado el calvario que se alargó durante 3 interminables meses, la joven balear acogió en sus brazos la salida del confinamiento como agua de mayo. “Por fin ya podía hacer lo que me gustaba, tenía esas ganas de decir: “Va, ahora ya podré correr ahí, aquí, en tal sitio, etc. Ya disponía de la opción de poder vivir el ambiente, coger experiencia, reencontrarte después de mucho tiempo tanto con mis amigas como con Salva, nuestro entrenador, una persona que nos trata súper bien y que nos pone facilidades en todo…

AVENTURÁNDONOS EN SU FACETA MÁS ÍNTIMA

Hasta ahora hemos ido desgranando paso a paso su carrera deportiva. Ahora, en cambio, dejemos esto a un lado y comencemos a conocer algunas de sus muchas y variadas facetas personales que, además de no ser en absoluto pocas, hay algunas que os sorprenderán gratamente.

Primero de todo, hablemos del proceso de mentalización que suele llevar a cabo en los días de competición. “Sobre todo me mentalizo la carrera y me hago como una mini rutina de todo lo que tengo que hacer antes: organizo mis cosas, preparo lo que tengo que comer, planifico el tiempo que necesito para realizar una buena sesión de rodillo, etc. Eso sí, una de las cosas a las que más importancia les doy es a la visualización de la carrera: proyecto qué opciones puede haber, qué han hecho las favoritas, a quién hay que controlar, etc.

También nos explica de forma breve el mental training que suele llevar a cabo una vez que el pistoletazo de salida está muy próximo en el tiempo: “Una vez que estoy haciendo rodillo, intento no pensar en la carrera. Para ello, suelo ponerme música para motivarme, factor que me ayuda muchísimo para llegar a tope de confianza a la salida y darlo todo.

¡Genial! Ahora que ya conocemos algunos de sus entresijos más personales, vayamos un poco más lejos y conozcamos de primera mano cómo se ve ella a sí misma, tanto de un prisma ‘positivo’ como ‘negativo’. Comencemos por el primero de ambos: “Me considero una ciclista que se defiende tanto en ruta como en pista, aunque sí que es cierto que en este último tengo más resultados. Si trabajas, pasito a pasito van saliendo los resultados, y eso ayuda muchísimo para que, con el paso del tiempo, vayas escogiendo el camino que mejor se te da.

¿Y cómo creéis que piensa ella sobre los aspectos a mejorar en el futuro? “Las subidas, y sobre todo si son largas [risas]. A ver, no es que lo pase mal ni nada parecido, pero es que me al final acabo conformándome fácilmente y no doy todo lo que tengo.

Hagamos un ‘break’. Hasta ahora hemos mantenido un tono serio a lo largo de toda la entrevista, pero… ¿no os parece que ya es hora de que cambiemos un poco de tercio y que hablemos de cuestiones un poquito más alegres? Tal y como seguramente os habréis percatado, en todas las entrevistas que he ido realizando hasta la fecha me suele gustar introducir una breve pero graciosa anécdota que le haya ocurrido a la persona entrevistada, y cómo no, no va a ser esta una excepción en ese sentido. Atentos a lo que nos cuenta.

El año pasado, cuando Ainhoa Moreno y una servidora salimos vencedoras en la prueba de Madison que se disputó en Galapagar, al cabo de una semana fuimos a Valencia para disputar los Campeonatos autonómicos. En la prueba de Madison llevamos el mallot de campeonas de España (nos estaba permitido y, además, nos apetecía llevarlo), pero a falta de menos de 10 vueltas, toqué una rueda y me fui al suelo… ¿El resultado? Maillot roto, casco en idéntica situación, heridas, etc. De ahí directamente me fui al hospital: estuve ahí hasta las 12 horas, y justo cuando llegué al hotel me estaba esperando un plato de spaghettis que me habían guardado… No lo voy a olvidar nunca [risas].

El 2022 va a ser un año movidito para sus intereses: a la vez que comenzará la exigente etapa escolar como lo es el Bachillerato, le tocará dar el salto a la categoría junior. Ante el reto que se le presenta de par en par, nos ha señalado que “tendré menos tiempo para poder compaginar ambas cosas“, ya que “el cambio de categoría se va a notar muchísimo, máxime por el kilometraje“. Aun así, está claro que no está dispuesta a ‘decaer’ en el pesimismo, y prueba de ello son las palabras que recitaré a continuación, a las cuales no les quitaré ni una coma: “Intentaré hacer todo lo que esté en mis manos de la mejor forma posible, y estoy segura además de que sacaré tiempo de donde sea [risas].” ¡Esa es la actitud, Nayhara!

______________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

*** P.D. 1: LA ENTREVISTA FUE REALIZADA EN CASTELLANO MEDIANTE LLAMADA TELEFÓNICA. ***

*** P.D. 2: SI ALGUIEN ESTUVIESE INTERESADO/A EN ESCUCHAR LA ENTREVISTA ORIGINAL (EL AUDIO DE LA ENTREVISTA), NO HABRÍA NINGÚN PROBLEMA EN ENVIÁROSLO, SIEMPRE Y CUANDO LA ENTREVISTADA LE DÉ EL VISTO BUENO A ELLO.

Hyundai Koryo Car - Dstrel Nayhara Monserrat