MARÍA BRIZUELA: ‘QUIERO VOLVER A LAS CARRERAS Y DISFRUTAR MÁS QUE NUNCA.’

MARÍA BRIZUELA:

LA JOVEN CICLISTA LEONESA AFRONTA CON RENOVADAS ILUSIONES LA NUEVA TEMPORADA TRAS UN 2020 ADVERSO

© MARÍA BRIZUELA

El pasado 2020 no creo que vaya a ser un año al que le vayamos a hacerle un hueco en nuestras mentes ni lo vayamos a recordar con mucho cariño; es evidente que no se puede generalizar y que habrá gente que si lo hará, pero personalmente me parece que, tomando la totalidad de la sociedad, las cosas pintan que será así. Por tanto, no sé qué me da que la entrevistada del día hoy estará de acuerdo con mi anterior comentario, pues tal y como nos ha comentado, el pasado 2020 fue realmente adverso para sus intereses, uno de esos años que se quieren olvidar por completo y, si se puede, además, lo más rápido posible.

Hablamos de María Brizuela (León, 2001), la joven ciclista leonesa que, más allá del tema del confinamiento y diversos aspectos relacionados con ello, no tuvo un gran año en el ámbito deportivo bien sea por las poquísimas carreras en las que pudo acudir (únicamente 1), bien por la mala experiencia vivida en su anterior equipo. Aun así, y en vez de venirse abajo y tirar la toalla, encara con renovadas ilusiones este 2021 bajo los colores de su nuevo equipo, exactamente el ‘Tot – Net Terrassa Ciclisme Club‘. Evidentemente, no se puede prever lo que deparará el futuro, pero tal y como nos lo ha contado, ella va a poner todo de su parte para que las cosas le vayan lo mejor posible y que pueda seguir disfrutando de este bonito deporte.

¿Queréis saber cómo es ella y qué es lo que nos ha contado? Pues ya lo sabéis: no despeguéis los ojos de la pantalla y seguid leyendo este artículo; estoy seguro que os gustará la entrevista. ¡Adelante!

– Para las personas que no te conozcan todavía muy bien, ¿cómo te describirías? ¿Quién es María?

Me considero una chica con iniciativa propia y competitiva y que, año a año, renueva energías gracias a las personas que le va regalando el deporte.

– ¿Cómo ha sido tu relación con el deporte desde que eras pequeña? ¿Eras de las que te gustaba realizar deportes extraescolares?

Desde pequeña me llamaba mucho el deporte: probé varios, pero sólo uno ‘quedó’ en pie.

– ¿Cuáles realizabas?

Empecé realizando danza cuando tenía 8 años; luego, me pasé al atletismo y, un año después, descubrí el ciclismo.

– ¿Y cómo tomaste la decisión de empezar en el ciclismo?

La tomé después de estar compaginando un año el ciclismo y el atletismo; este último me gustaba, pero, al final, siempre acababa anteponiendo las carreras de ciclismo.

© CLUB CICLISTA LEÓN

– ¿Qué recuerdos atesoras de tus inicios de la etapa escolar?

Recuerdo con mucho cariño las salidas con la bicicleta de montaña; para mí era lo más divertido. Además de ello, también me acuerdo muy bien de las caídas durante los entrenamientos [risas].

.-

– ¿Qué diferencias notabas entre el ciclismo y otro deporte que practicabas en cuanto, por ejemplo, al ambiente que se respiraba en los días de competición, las amistades, etc.?

El ciclismo me ha dado muy buenos amigos desde que empecé a competir a nivel autonómico: en las competiciones siempre estábamos todas juntas, y nos quedábamos hablando después de las carreras; esta es la gran diferencia. En el atletismo, en cambio, la gente se iba sin decir nada y casi no hablábamos ni entre nosotras.

– Ahora que ya ha llovido tiempo, ¿hay algo que eches de menos de aquella época?

Extraño mucho a mi entrenador Eduardo: siempre me ayudó muchísimo desde que empecé en el Club Ciclista León. Además de él, también echo de menos a todas las amistades que he seguido realizando por el camino.

– Una vez acabada tu etapa escolar, pasaste al ‘Baqué – Campos’. ¿Qué tal se te hizo el cambio de categoría?

Me resultó muy fácil: estaba acostumbrada a entrenar con chicos más mayores que yo y, gracias a ello, y aunque pude adaptarme bien al cambio de categoría, en las primeras carreras se me hizo raro no conocer ni a mis rivales.

– ¿Qué diferencias notaste entre ambas categorías?

La gran diferencia era correr en sitios que no conocía con gente que tampoco. Además, los viajes se me hacían muy pesados…

© MARÍA BRIZUELA

– Quisiera saber cómo afrontaste mental y psicológicamente este salto de categoría en cuanto a los entrenamientos, la presión, etc.

El cambio lo tomé con mucha emoción: estaba muy contenta por poder competir fuera y probarme a mí misma en distintos tipos de carreras, ya que lo más lejos que había ido a correr hasta entonces era Asturias.

– Una vez acabada tu etapa de cadete, pasas a juniors permaneciendo en el mismo equipo. Antes de preguntarte por tu trayectoria, quisiera saber qué es lo que hizo que permanecieras con ellos.

La decisión la tuve muy clara desde el primer año de cadetes: tanto los entrenadores como las compañeras, siempre me trataron como una más de la familia. Disfruté mucho esos cuatro años y, al final, me dio mucha pena tener que irme.

– He comprobado que conseguiste victorias parciales en el Torneo Euskaldun, en las cronoescaladas, etc. ¿Qué cambios notaste en ti misma en tu salto de una categoría a otra?

El principal cambio fue la mentalidad: en cadetes, solo corría con la ilusión de poder competir a nivel nacional, pero en el cambio de categoría me vi más capacitada para andar adelante y, poco a poco, fui entrenando más. Además, mi entrenador Eduardo me ayudó mucho, el cual siempre estaba allí para apoyarme y animarme a seguir mejorando.

– En los Nacionales también lograste 2 medallas de bronce y, si unimos eso a lo anterior (las cronoescaladas), podríamos aseverar que te desenvuelves muy bien esa disciplina. ¿Cómo te sientes cuando estás compitiendo en una prueba contrarreloj?

La C.R.I. es una de las disciplinas más duras que existe: te quedas sola con tus pensamientos y, eso, puede jugar en tu contra o, en cambio, ser la clave para conseguir un buen resultado. En mi caso, me ocurre un poco de ambas: al principio, suelo estar muy nerviosa, y eso suele jugar en mi contra, pero, luego, en cuanto le doy la vuelta, suelo lograr el mejor resultado posible.

– ¿Cómo fue el poder competir en los Nacionales y, además, vivir el ambiente que se respira en ellas?

La experiencia fue muy buena, pues tenía mucha ilusión por correr cerca de casa: pensaba que el circuito me iba a favorecer, ya que cuando fui a verlo la primera vez tenía mucha más subida, pero al final lo cambiaron a uno más llano. La prueba empezó mal, pues tenía que salir en la última posición porque el año anterior había quedado tercera, y al no estar las dos anteriores participantes, me tocó salir en esa posición. Asimismo, mi entrenador se confundió y no me apuntó a la prueba, por lo que me acabó tocando en una posición aleatoria, pero aun así, pude recuperar el ánimo y logré realizar una buena prueba.

JUNTO CON EVA MARÍA SAHAGÚN. // © SPORTLEON.COM

– ¿Cómo sueles hacer el proceso de preparación física y mental previa a una prueba de contrarreloj?

El proceso que sigo es aprenderme de memoria el recorrido y saber dónde tengo que reservar un poco y dónde puedo ir mejor. Además, también intento ir unas semanas antes a ver el circuito, bien sea con la selección, bien por mi cuenta. Antes de salir a competir una contrarreloj, me suelo poner muy nerviosa, por lo que me gusta desconectar del todo con algo de música o, simplemente, me subo al rodillo y pienso en el recorrido.

– ¿Y cómo te concentras y te motivas para sobrellevar y lidiar con el sufrimiento? ¿Tienes algún ‘truquillo’?

Mi truco es pensar en lo que va a venir y, por ende, prepararme y conseguir llegar lo más adelante o descansada posible, siempre dependiendo de la situación en la que me encuentre. En el caso de los puertos, siempre intento llegar lo mejor colocada posible, pues es así dónde puedo hacer daño e intentar una escapada.

– Una vez acabada tus etapas cadete y junior, ¿cuál dirías que han sido los hechos con los que más orgullosa estás?

En cuanto a resultados, estoy muy orgullosa de mis dos terceros puestos en la contrarreloj de Mérida y Ávila y de mi primera victoria como cadete en Balmaseda. Fuera del ámbito meramente resultadista, me quedo con toda la gente que conocí, sobre todo mi director deportivo Javi, una persona que me ayudó mucho en todas las temporadas en las que estuve en el Bioracer – Metallo. Además, Eduardo también me ayudó muchísimo, y la verdad es que estoy muy agradecida con ellos por todo lo que me enseñaron.

– Cuando pasaste a la categoría SUB23, te enrolas en el equipo burgalés ‘Eneicat – Pecafer’. ¿Cómo se fraguó este fichaje?

El primer año de SUB23 no suele ser fácil: estaba muy contenta en el Bioracer, y me daba mucha pena marcharme. Javi, el director, me comentó que tenía varias opciones, pero todo el mundo esperaba que fuese al Eneicat – Pecafer por ser un equipo de León. Al principio no dudé, pero tras un breve período de tiempo comencé a sentirme apartada: no estaba a gusto, y ellos no estaban del todo contentos de tenerme entre sus filas. Debido a esta situación, solo corrí una carrera y, de hecho, ese mismo día acabé mi contrato.

– Cuando os tocaba competir fuera, ¿cómo os organizabais logísticamente?

La mayoría de las carreras eran y son en Euskadi, y como mi equipo era de ahí, me tocaba ir casi siempre por mi cuenta: en autobús, tren, coche, etc. Para las carreras que eran en el sur era diferente: quedábamos en un punto intermedio y pasaban a recogerme, y en el último año de juniors fui muchas veces con el Eneicat – Pecafer.

© ANA VILLAYANDRE

– Además, tu 1. año de ‘SUB23’ se ‘topó’ con la pandemia. ¿Cómo sobrellevaste psicológicamente el pasado año?

Al principio lo llevé muy bien: pensaba que iban a ser 15 días de vacaciones, pero según pasaba el tiempo, y aunque lo iba pasando peor, seguía entrenando pensando en las carreras. Al principio del verano seguía estando muy motivada, pero debido a la situación con el equipo acabé sin ganas de entrenar ni de ir a las carreras.

– ¿Se te hizo difícil la vuelta a la competición?

La única carrera que tuve la oportunidad de acudir se me dio muy mal: tenía muy pocas ganas de ir y, de hecho, me acabé cayendo y ni puede acabarla. Después, tenía la duda de seguir o no en el ciclismo y, al final, tomé la decisión de tomármelo como un disfrute y volver con más ganas.

– Este año has recalado en el equipo catalán ‘Tot – Net Terrassa Ciclisme Club’. ¿Por qué decidiste cambiar de aires?

La decisión la tomé después de estar un tiempo sin tener nada claro: no tenía nada pensado, pero un día hablé con una muy buena amiga de Barcelona y me comentó que ellos estarían encantados de tenerme en su equipo, por lo que, finalmente decidí irme con ellos, sobre todo para volver a sentirme motivada y contenta encima de la bicicleta.

– Ahora que la temporada ha empezado, ¿qué tal te encuentras física y mentalmente?

Me encuentro muy bien en los dos aspectos: cada día que salgo estoy más motivada y con muchas ganas de empezar a competir, y sobre todo he vuelto a disfrutar encima de la bici; este era mí objeto principal de cara a este año.

– ¿Sabes cuál será el calendario que seguiréis este año?

El calendario será el habitual: el equipo irá a todas las carreras de la Copa de España Féminas Cofidis, y ellos correrán también en Cataluña, a las cuales intentaré acudir mientras las voy compaginando con las del Torneo Euskaldun.

JUNTO CON JUDITH PRADAS, SU COMPAÑERA DE EQUIPO EN LA ACTUALDIAD. // © ANA VILLAYANDRE

– Más allá de que la temporada transcurra con absoluta normalidad, ¿qué le pides a esta temporada?

Le pido que, además de llegar a un buen nivel físico y optar a hacer buenos puestos, pueda disfrutar de un buen ambiente deportivo dentro de mi nuevo equipo.

– Cambiando de tercio, ¿cómo es María en su vida personal y cotidiana?

Soy una persona muy espontánea, que se preocupa por sus amigos. Además, me gusta estar en contacto con la gente, salir de casa y descubrir sensaciones nuevas.

– ¿Hay algo que te realizar especialmente en tu tiempo libre?

Me gusta leer, ir a la montaña con mis amigos, escuchar música yo sola, dar un paseo, etc.; soy la que organiza todos los planes y, sinceramente, no puedo quedarme sin hacer nada. Eso sí, lo que más disfruto es estar con mis amigas y pasar un agradable tiempo con ellas.

– Cuando sales a entrenar, ¿sueles realizar alguna ruta que te guste en especial?

Suelo realizarlas conforme son las carreras, es decir, si la carrera es muy llana, en las semanas anteriores suelo llevar a cabo rutas muy parecidas, ya que de esta forma puedo adaptarme mejor y llegar más preparada. Además, suelo salir a entrenar con un grupo grande para que pueda asemejarme aún más a lo que me encontraré en las carreras.

– ¿Tienes algún hobby?

Además de leer, me gusta mucho salir a la montaña cuando tengo un poco tiempo.

– ¿Ha habido alguien, más allá de familiares, que haya sido un gran sustento en tu trayectoria?

Todos mis amigos me han apoyado mucho, y me han ayudado en todo lo que han podido, por lo que estoy muy agradecida de poder contar con ellos.

© MARÍA BRIZUELA

– ¿Qué es lo que más duro que se te ha hecho en el ciclismo?

Ha sido no lograr los objetivos que te pones en cada carrera, ya que puedes decepcionar a la gente que te ha estado ayudando.

– ¿Y lo más bonito y que con más cariño guardas?

Lo más bonito es todas las amistades que haces, todos los sitios que conoces y todas las experiencias que te vas llevando con los años y con las carreras.

– ¿Cuál dirías que es tu punto fuerte como persona? ¿Y como ciclista?

Mi punto fuerte es ser ambiciosa, pues, al igual que me pasa en el ciclismo, nunca paro hasta que consigo lo que me propongo. Por ejemplo, si me pongo de objetivo ganar alguna carrera, muchas veces lo acabo consiguiendo.

– ¿Y tu punto flaco?

Mi punto débil es que, además de que me frustro si no consigo los resultados que me propongo, no sé ver las cosas con calma.

– ¿Podrías contarnos alguna anécdota graciosa?

Un día en un critérium había mucho tiempo entre una prueba y otra, y resulta que me quedé dormida en el coche y casi no llegué a la salida. Así pues, me acuerdo que fui corriendo sin la bici para que me esperasen [risas].

– Ya para acabar, ¿qué objetivos te pones a ti misma en el plano deportivo y personal?

Mi objetivo principal es volver a disfrutar y volver a las carreras con más ganas que nunca para hacer el mejor año posible. A nivel personal, mi objetivo es acabar el grado que estoy haciendo y seguir igual de bien con mis amigos.

________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

Hasta aquí la entrevista del día de hoy… ¡Espero que haya sido de vuestro agrado y que hayáis podido conocerla mucho más a fondo!

*** P.D.: LA ENTREVISTA FUE REALIZADA EN CASTELLANO MEDIANTE EL USO DEL CORREO ELECTRÓNICO. ***

María Brizuela Tot-Net Terrassa Ciclisme Club