ARENE ETXARRI: ‘QUIERO APROVECHAR EL TIEMPO AL MÁXIMO Y SEGUIR DISFRUTANDO DE LA BICI.’

LA JOVEN CICLISTA ADUNARRA NOS ATIENDE LA LLAMADA EN PLENA NOCHE PARA CONTARNOS EN DETALLE SU TRAYECTORIA DEPORTIVA

© ARENE ETXARRI

Sé que no hace falta que lo diga, pero es evidente que no están siendo los mejores días los que estamos viviendo en la actualidad… Nuestras vidas se han visto radicalmente modificadas y, aunque parece que poco a poco la situación está yendo a mejor, aún nos queda un poco para regresar a la ya tan ansiada normalidad. Aun así, hay mucha gente que le saca el lado positivo al mismo para llevar lo mejor posible la situación y, sinceramente, la entrevistada del día la podríamos ingresar en ese ‘saco’, pues, tal y como lo podréis comprobar, se muestra ilusionada y motivada ante el futuro que se le avecina.

Hablamos de Arene Etxarri (Aduna, 2002), la joven ciclista adunarra que este 2021 le ha ‘traído’ muchos cambios, bien sea en el ámbito personal, bien en lo deportivo. En su caso, se ha tenido que desplazar a otra localidad por temas de estudios, pero, tal y como nos lo ha contado, se encuentra muy ilusionada ante los retos que se le vienen ‘encima’.

Si queréis conocerle más en detalle y saber diversas y variadas curiosidades acerca de ella, en este momento disponéis de una bonita oportunidad para ello. ¡Adelante!

– Para aquellas personas que aún no sepan muy bien quién eres… ¿quién es Arene? ¿Cómo te describirías?

Arene es una chica bastante tranquila de 18 años. Soy natural de Aduna, un pequeño pueblo de Gipuzkoa, pero ahora mismo resido en Arrasate por temas de estudios.

– ¿Cuál ha sido tu relación con el deporte desde que eras pequeñita?

Siempre he solido estar practicando la natación, los deportes escolares, las artes marciales, etc. Si te soy sincera, no he tenido un deporte en particular al que me he haya dedicado en exclusiva desde los 2 años, pero, tal y como te lo he comentado, sí que he practicado diferentes deportes.

– ¿Cómo tomaste la decisión de comenzar en el ciclismo? ¿Tenías a algún conocido que te animó a ello?

En mi caso no conocía a nadie que anduviera en el ciclismo, pero en mi familia desde siempre les ha gustado este deporte, ya que hemos solido ir a ver el Tour en numerosas ocasiones. Asimismo, cuando tenía 13 años, realicé el camino de Santiago y, desde aquel entonces, empecé a practicar este deporte.

– ¿Y qué recuerdos atesoras de tus primeras pedaladas?

Empecé en cadetes de 1. año, y si te digo la verdad, he de decir que no era lo que esperaba, pues pensaba que sería algo parecido al deporte escolar, algo más relajado. Así pues, y cuando me percaté de que el equipo en el que estaba se lo tomaba todo en serio y que las cosas eran más serias de lo que presuponía, sinceramente ello me sorprendió mucho.

© AIURRI.EUS

– ¿Qué dirías que fue lo más difícil que se te hizo en tus comienzos?

La parte técnica, pues el hecho de ir en el pelotón fue algo que se me hizo bastante difícil. Por aquel entonces, no tenía nada de confianza sobre la bicicleta, y me costaba muchísimo ir en pelotón… Fíjate, siempre solía ir a 3 metros del pelotón…

– Intuyo que, mentalmente, eso no sería nada bueno…

No, no… Al principio no acababa ni las carreras, y la verdad es que se me hizo muy difícil y muy duro…

– Desde que empezaste en este deporte siempre has estado en el ‘Andoaingo Txirrindulari Eskola, ¿no?

No, no. Mis 3 primeros años los realicé en el Gipuzkoa – Ogiberri, un equipo de Tolosa, y ya fue en mi 2. año de juniors cuando me pasé al equipo en el que estoy actualmente. Resulta que los responsables de mi anterior equipo, el Gipuzkoa Ogiberri, tomaron la decisión de quitarlo, por lo que en ese momento solo quedaron Tania Calvo, Garazi Estevez y Eukene Larrarte. Así pues, y como vi que mis otros 3 hermanos competían con el Andoaingo Txirrindulari Eskola, decidí unirme a ellos.

– Ahora que hablas del ‘Gipuzkoa – Ogiberri’, estuviste con Ainhoa Artolazabal, ¿no?

Sí, sí, eso, es

– Te lo pregunto porque Garazi me comentó que, para ella, Ainhoa ha sido una figura muy importante desde el principio, pues, más allá de la familia, fue la persona que le ha estado siempre ayudando en todo momento. En tu caso, ¿qué tal?

Sí, sí. Al fin y al cabo, cuando llevas un equipo con el objetivo que no es otro que impulsar un equipo y el ciclismo femenino, tienes que tener en cuenta que eso te pide mucha implicación, por lo que si está ahí es porque le encanta muchísimo esto, y sinceramente le estoy muy muy agradecida.

© DIARIO VASCO

– ¿Qué diferencias notaste entre correr en cadetes y en juniors?

En nuestro caso, cuando realizamos el salto a juniors pasamos de correr únicamente con cadetes a hacerlo con juniors y Sub23 – Élite, por lo que te puedo asegurar sinceramente que fue un salto bastante grande, la verdad.

– Logísticamente hablando, ¿cómo os organizabais para desplazaros a los distintos lugares en los que teníais que competir?

Cuando estaba en el Gipuzkoa – Ogiberri, todas nos quedábamos en Tolosa e íbamos en furgoneta, pero cuando empecé en el Andoaingo Txirrindulari Eskola y, como me ‘pillaba’ más cerca, me venían a recoger o, en cambio, me bajaba yo, según el caso. Además, y como era la única chica del equipo, me era más fácil en este sentido, pues no tenían que ir de pueblo en pueblo a recogernos.

– ¿Solías estar ilusionada con la oportunidad de poder competir fuera?

Sí, sí, claro. El hecho de decir que había estado compitiendo en Andalucía, en Galicia, etc., al final te producía ilusión, porque ten en cuenta que a esas edades (15-16 años), el tener la oportunidad de irte por tu cuenta junto con tus amigas es realmente increíble.

– Algunas me decían que, mientras estaban toda la semana en la escuela, solían tener la mente en la carrera del ‘finde’ y que les ayudaba muchísimo para estar motivadas. ¿Era este también tu caso?

Bueno… a ver. Si te soy sincera, en mi caso nunca he tenido ese gen competitivo, la verdad [risas]. En mi caso, no solía enfocar mi semana en torno a ello, pero he de admitir que durante los ‘findes’ lo pasaba muy bien… Pero bueno, si te digo la verdad no solía estar tan tan enfocada en las carreras que tenía al final de la semana…

© ARENE ETXARRI

– Además, intuyo que, conforme pasaban los años y veías que poco a poco ibas mejorando en diferentes facetas, esto te ayudaría mentalmente a seguir trabajando…

Sí, sí, eso es. En cuanto a la técnica, he de admitir que sí que noto mucha diferencia, pues aunque no aún me amolde tan bien como querría en el pelotón (aún tengo un poco de miedo), sí que me meto más [risas]. Asimismo, me he percatado de que he mejorado muchísimo desde que empecé en este deporte a cuando ingresé en el Andoaingo Txirrindulari Eskola… y ya te digo, estoy disfrutando muchísimo de la bicicleta, del ciclismo y del mundillo.

– ¿Y qué tal sobrellevaste mentalmente el pasado año? Porque claro, el 2. año de juniors suele ser una temporada clave…

Bueno… Podemos decir que la temporada de pista la pudimos salvar más o menos, por lo que estaba contenta, pero un poco antes de comenzar la de carretera nos confinaron… En mi caso, vivo en una casa individual que está situada en un pequeño pueblo, y como además tenemos un patio que da a un campo abierto, tuvimos la oportunidad de realizar rodillo al aire libre… En este sentido, el hecho de tener un sitio grande como este me ayudó mucho mentalmente, y como además toda mi familia también anda en bici, pudimos entrenar todos juntos de forma entretenida.

– Ahora que hablas de pista, Garazi me comentó que competisteis juntas en Galapagar. ¿Qué tal fue para vosotras ese ‘finde’?

Joe, pues para mí fue una experiencia increíble… Garazi y una servidora éramos pareja para la prueba de Madison, y bien sea en la competición, bien en los entrenamientos, lo pasé muy bien: iba con mucha ilusión al velódromo a entrenar para dicha prueba con ella, y lo cierto es que me divertí mucho. En cuanto a la competición en sí, sinceramente creo que ambas dimos todo lo que teníamos, por lo que, si te soy sincera, acabamos muy a gusto.

© ARENE ETXARRI

– ¿Qué es lo que más te gusta de la pista? ¿Alguna modalidad en concreto, el ambiente que se respira en los días de competición, etc,?

En pista no tienes que moverte de un lugar a otro, ya que todo lo tienes ahí: todas las carreras, todo el ambiente está concentrado ahí mismo, etc.; la verdad es que eso es muy muy bonito. En cuanto a las pruebas, el Madison es una que me gusta mucho; es cierto que aún no tengo mucha experiencia, pero en las veces en las que he competido hemos rendido muy bien.

– ¿Qué es lo que dirías que te ha aportado cada especialidad (carretera y pista) en la otra?

El compaginar ambas especialidades te proporciona muchas ventajas… Por ejemplo, es cierto que en pista no tienes que ir ni cuesta arriba ni cuesta abajo, pero la técnica que adquieres para la carretera es muy valiosa. Por darte un ejemplo, en pista se suele competir sin frenos, y esto es algo que realmente suele venir bien para el tema de las bajadas, ya que consigues una gran pericia y, con ello, mucha confianza en ti mismo.

– Si todo va según lo previsto, ¿qué calendario tenéis previsto realizar?

Una fue en Villava, a la cual no acudí, y luego en abril tendremos pruebas en Beasain, Balmaseda, etc. Una vez que entremos en esa parte de la temporada, tendremos pruebas bastantes seguidas…

– ¿Y qué tal has pasado el invierno? Te lo pregunto porque supongo que en un momento habrías pensado que todo el trabajo que estabas realizando podría ser un poco ‘en balde’…

Sí, eso es. Sinceramente, creo que lo más difícil fue si nos volverían a confinar y no poder volver al 100%, pues siempre estás con que igual se cancela la prueba, que igual te confinan 10 días y tendrás que estar haciendo rodillo, que no podrás salir de tu pueblo, etc., por lo que, al fin y al cabo, no vuelves al 100%.

Además, este año para mí va a ser uno con grandes cambios, ya que he tenido que ir a vivir a Arrasate por los estudios… Si quieres que te diga la verdad, la situación se ha endurecido en este aspecto, y lo cierto es que está siendo un año bastante peculiar.

LA 2ª POR LA IZQUIERDA. // © ARENE ETXARRI

– ¿Y cómo estás compaginando los estudios junto con los entrenamientos y la competición en este inicio del año?

Pfff… A ver, hay ratos en lo que estoy libre y puedo entrenar, pero hay otros en los que, bien sea por exámenes, bien por cualquier otra cosa, no toco la bici… Sinceramente, he de admitir que no tengo un equilibrio en este sentido [risas].

– No sé si es un don o no, pero tener la habilidad esa de saber organizarte para decirte a ti mismo qué es lo que tienes que hacer y cuándo es realmente importante…

Si te soy sincera, soy un poco desastre [risas]. Pero bueno, cuando salgo de clase intento irme y no quedarme haciendo cualquier cosa, porque si no, empiezo a hacer algo y es difícil poder ir a luego a entrenar…

– Antes hemos estado hablando sobre el confinamiento y, relacionado con ello, quería preguntarte cuál fue tu relación con el rodillo. Te lo pregunto porque algunas personas me comentaban que al principio de la cuarentena fue su mejor amigo, pero, conforme pasaban los días, les entraban ganas de tirarlo por la ventana…

[Risas]. El rodillo es muy monótono, la verdad, porque el estar mirando todo el rato a una pared mientras te ejercitas se hace muy aburrido… Pero bueno, como ya te he comentado antes, mis hermanos también andan en este deporte, por lo que nos poníamos de par en par y entrenábamos juntos, y esto fue algo que nos sirvió muchísimo para estar entretenidos.

– Ya cuando por fin pudisteis salir del confinamiento, ¿qué tal te sentiste en la vuelta a la competición?

Bueno, en mi caso no empecé a competir inmediatamente, ya que fuimos de vacaciones a Oropesa, pues allí tenemos un apartamento. Además, decidimos llevar las bicis con nosotros, y como en aquella zona tenemos una ‘grupeta’, pudimos entrenar junto con ellos.

© GOIENA.EUS

– Más allá de que podamos volver a la normalidad, ¿hay algo que le pides a este 2021?

Me gustaría tener la fuerza de voluntad para saber qué hacer y cuándo, como por ejemplo: ‘ahora tengo que estudiar, ahora trabajar, etc.’. Me encantaría saber cómo ordenar el día, por lo que bueno, esto es lo que le pido al 2021.

– Además, y como has subido de categoría, intuyo que tendrás menos tiempo para compaginar los estudios, los entrenamientos y la competición por ello de que la nueva categoría te exige más…

Sí, sí, es lo que te decía antes, saber qué hacer en cada momento. Además, y más allá de aprender a cómo tener organizado el día, me gustaría saber aprovechar las horas del día… Este sería mi reto de cara a este año.

– ¿Tienes alguna ruta favorita que te guste transitar a la hora de realizar los entrenamientos?

En la zona de Aduna tenemos muchas, como por ejemplo la vuelta de Larraitz, Andazarrate, etc. Ahora mismo, y como vivo en Arrasate por temas de estudios, sí que noto bastantes diferencias: no sé si es porque aún no conozco muchas rutas o qué, pero noto que hay bastante más trafico, y sinceramente prefiero entrenar por la zona de Aduna.

– ¿Y sueles ir sola? ¿En grupeta?

En los ‘findes’ solemos tener entrenamientos de grupo con el equipo, y cuando no los tengo suelo ir con mi hermano… Él está en cadetes de 2. año, por lo que hago ‘trasmoto’ yendo detrás de él [risas].

EN LA C.R.I. DEL MEMORIAL GERVAIS 2020. // © ARENE ETXARRI

– ¿Hay algo que te haya ‘dado’ el ciclismo?

Gracias a este deporte he descubierto el mundo, no solo cuando compito, sino también cuando veo a mi hermano competir… De hecho, el equipo en el que estoy ahora, el Andoaingo Txirrindulari Eskola, y aun no teniendo yo ninguna carrera, me da la oportunidad de acudir a las carreras con los chicos cadetes y juveniles.

Asimismo, me ha proporcionado muchas y buenas amigas y, además, he descubierto lugares como Madrid, Sevilla, Valencia, etc.: hemos tenido la oportunidad de correr allí, y la verdad es que han sido experiencias muy buenas, ya que íbamos a lugares que, en condiciones normales, no iríamos.

– ¿Y algo que te haya ‘quitado’?

Sobre todo las juergas [risas]. Pero bueno, sinceramente creo que compensa ser ciclista…

– Justo te iba a preguntar eso, a ver si crees que poniendo ambas cosas en la balanza (tanto buenas como malas) hiciste bien en convertirte en ciclista…

Sí, sí, lo hice muy bien [risas]. Si tuviese esta opción de nuevo, lo llevaría a cabo, sin duda.

– ¿Tienes algún hobby y/o afición en particular?

Me gusta mucho leer, pero cocinar… me saca de los nervios, no tengo paciencia [risas]. Durante el confinamiento, he podido leer mucho, y la verdad es que no he tenido falta de tiempo en este aspecto [risas].

EN LOS CTOS. DE ESPAÑA DE PISTA 2020 (GALAPAGAR). // © ARENE ETXARRI

– ¿Y tienes algún ‘tic’/superstición en los días de competición?

Pues… lo cierto es que no, de verdad [risas]. Como te he dicho antes, soy una persona super tranquila, y aunque cuando estoy en la línea de salida sí que suelo tener algo de nervios, antes nunca los suelo tener, por lo que no suelo necesitar ninguna superstición para calmarme [risas].

– ¿Podrías contarnos alguna anécdota?

¿Graciosa, triste, …? [risas]

– La que quieras [risas].

No, no [risas]. Pues mira: cuando fui a mis primeros Campeonatos de España de Pista, hice pruebas de velocidad y, entre ellas, había una que se realizaba a dúo, es decir, en la que una ciclista se enfrentaba a otra. Conforme iba realizando pruebas y avanzando rondas, me tocó enfrentarme a Eva Anguela, una madrileña que es muy muy buena. Y bueno… de antemano ya sabía que lo tenía perdido… [risas].

Así pues, realizamos las dos pruebas y, efectivamente, las perdí ambas. A continuación, y cómo es lógico, me vino a darme la mano, pero resulta que, por aquel entonces, no sabía andar en bici sin soltar las manos del manillar, por lo que el momento en el que me vino a saludarme, le tuve que decir que no, que lo sentía mucho pero que no le podía darle la mano puesto que no sabía ir en bici sin mano’. Y claro, el hecho de no darle la mano delante de todas las personas quedó un poco fea… porque claro, imagínate que ella me estaba ofreciendo la mano y yo que no quería aceptarle [risas].

– ¿Pero ella te entendió por qué hiciste eso?

Sí, sí, al acabar la prueba le di todas las explicaciones [risas].

© JOSU ESTEBEZ

– Igual pensó que no le querías dar la mano o algo así [risas].

Por eso, por eso. Además, puede que hubiese pensado que no le quería darle la mano por el hecho de perder contra ella, y… ostras [risas].

– Ya para acabar, ¿qué objetivos te pones a ti misma, bien en el ámbito personal, bien en el deportivo?

Antes también te lo he comentado, pero lo cierto es que no tengo esa ambición de competir: no tengo ese objetivo de llegar a profesionales y ganar ‘nosequé’ carrera, por lo que mi objetivo será aprovechar el tiempo. Además, el ciclismo es un deporte que te enseña esto mucho, ¿no?

Pues… lo dicho, quiero aprovechar el tiempo y seguir disfrutando de la bici, pero eso sí, sin que el hecho de salir a entrenar sea una obligación ni un sufrimiento, sino que sea una vía para disfrutar.

______________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

Hasta aquí la entrevista del día de hoy… ¡Espero que haya sido de vuestro agrado y que hayáis podido conocerla más a fondo!

*** P.D. 1: LA ENTREVISTA FUE REALIZADA EN EUSKERA MEDIANTE LLAMADA TELEFÓNICA. ***

*** P.D. 2: SI ALGUIEN ESTUVIESE INTERESADO/A EN ESCUCHAR LA ENTREVISTA ORIGINAL (EL AUDIO DE LA ENTREVISTA), NO HABRÍA NINGÚN PROBLEMA EN ENVIÁROSLO, SIEMPRE Y CUANDO LA ENTREVISTADA LE DÉ EL VISTO BUENO A ELLO.

Andoaingo Txirrindulari Eskola Arene Etxarri