Alba Herrero, la polifacética perla benicense

Aprovechamos una espléndida tarde dominical para mantener una interesante y amable charla con la joven risueña castellonense

Domingo. Seis de la tarde. Un sol de justicia brilla en el cielo. Hace un tiempo netamente veraniego, casi inmejorable para coger la bici y perderte por algunos de los rincones que tanto nos gusta frecuentar en días así. No me cabe duda de que esto mismo hubiese sido uno de los planes que le hubiese gustado llevar a cabo a nuestra protagonista, pero, lamentablemente, las circunstancias le han sido desfavorables esta vez.

¿Pero por qué dices esto?, os preguntareis. Bien. La entrevistada del día de hoy, la benicense Alba Herrero (Benicàssim, 2001), sufrió una caída en los Campeonatos autonómicos valencianos que tuvieron lugar el 29 de mayo. A raíz de ello, tuvo que permanecer sin entrenar 2 semanas, y fue justo el día antes de la entrevista cuando, por fin, obtuvo la ‘luz verde’ para subir al rodillo y realizar de nuevo una de las cosas que más le gusta. que no es otra que dar pedales a la ‘bici’.

Hoy -el día de la entrevista-, ha sido día para reponer las pilas. “Acabo de levantarme de la siesta”, me comentaba entre risas. Y no es para menos: sabemos muy bien lo que nos cuesta activar de nuevo el organismo cuando venimos de una larga inactividad. Por ello, no se me ha hecho extraño que se haya tomado un pequeño pero merecido descanso. ¡Y bien que lo hace!

Al ser preguntada por cómo se describe a sí misma, ojo a lo que me contesta. “Dicen que soy una chica risueña, un poco vergonzosa y, en el buen sentido de la palabra, un pelín cabezota”. Aún no he tenido la suerte de conocerla muy a fondo, y por ello que no pueda saber a ciencia cierta la ‘verosimilitud’ de estas dos últimas etiquetas. Pero eso sí, de lo que sí puedo dar fe es la del primero: otra cosa no sabré, pero lo de que es una chica risueña no creo que nadie la pueda poner en duda.

Bueno, no me alargo más… Sin más dilaciones, ¡comencemos!

REMEMORANDO LOS COMIENZOS

Con la intención de llevar a cabo un profundo y milimétrico resumen de su carrera deportiva, retrotraigámonos a sus años de infancia para saber de primera mano cuál ha sido su ‘relación personal’ con el deporte desde que era pequeña. “Siempre ha sido muy buena. De hecho, en mi casa siempre se le ha solido dar la misma importancia tanto a los estudios como al hecho de hacer deporte.”

Y no han sido precisamente pocos los deportes en los que se ha aventurado. “Desde los 6-8 años hice atletismo. No me acuerdo muy bien, pero se ve que tan pronto como vi la pista me encantó, por lo que mis padres no tuvieron otra que apuntarme”, me lo comenta entre risas. “A continuación, y junto con una amiga, me pasé al baloncesto, deporte que estuve practicando 8 años. Al principio lo solía combinar con el baile, pero como el nivel de exigencia de baloncesto iba aumentando, y tampoco sin olvidar los estudios, tuve que tomar la decisión de dejar el baile. El último año que jugué a baloncesto me estuve preparando para hacer un duatlón, pero me lesioné del ligamento cruzado anterior (LCA), una lesión bastante común en este deporte. No fue hasta un año después cuando hice mi primer carrera de duatlón, que fue justo cuando coincidió con el año en el que empecé a competir en ciclismo.”

Aprovecho este momento para lanzaros una pregunta: ¿por qué motivo/s creéis que decidió pasarse al deporte de las 2 ruedas? Conozcámosla/s. “En la época de cuando hacía baloncesto, la mayoría de mis amigas solían ir a los campus de baloncesto durante los veranos, pero en mi caso lo dejaba aparcado para irme en bici con mi padre.” A la vez que me lo va contando, denoto que guarda mucho cariño hacia aquellos años: “Ya llevaba unos cuantos años montando en bici, veía que me gustaba correr, que se me daba bien,… Por todo ello, decidí probar el duatlón. Asimismo, y como el ciclismo me resultaba incluso más exigente que este último, me dije a mí misma: “¿Y por qué no pruebas solo la bici?” Y bueno, es así como empezó todo”.

EN LA ÉPOCA DE CUANDO SE DEDICABA AL BALONCESTO (EN EL CENTRO DE LA IMAGEN).

Como no es de extrañar, al comienzo de este nuevo periplo deportivo tenía consigo la ilusión que toda persona suele tener cuando se embarca en una nueva aventura. Pero claro, no siempre suele ser todo de luz y color: cada una de las aventuras en las que nos adentramos entraña ciertas dificultades e incertidumbres, y como lo deduciréis, no fue esta una excepción para ella. “El cambio más difícil fue el tema de la distancia: sí que es cierto que en los duatlones hacíamos la sección correspondiente a la bici, pero claro, ten en cuenta que solía ser únicamente de unos 20km…”

Afortunadamente para ella, nunca estuvo sola. Comenzó su andadura profesional en el equipo de casa, el ‘AEL Txirrindulari Taldea’. “Conocía a Pilar Jiménez, la chica con quien estoy cursando la carrera de CAFD. Ahora se encuentra en otro equipo, pero por aquel entonces militaba en ese: me habló muy bien de ellos, y como competí mi 1. año de junior de forma independiente, tenía ganas de formar parte de un equipo.” No pudo haber tomado una mejor decisión: “Ya no iba sola a las carreras, tenía el apoyo moral de todas las compañeras, no me sentía sola, sabía que tenía a todo un equipo detrás… Fue inmejorable.”

ALBA ES LA CHICA QUIEN VA COMANDANDO EL GRUPO, CUANDO AÚN COMPETÍA DE FORMA INDEPENDIENTE.

AÑO 2020: LA OSCURA TRAVESÍA

¿Qué tal os está pareciendo la entrevista hasta el momento? ¿Os está gustando? ¡Espero que sí!

Puede que acabe siendo un aguafiestas, pero siento deciros que llegó la hora de contar historias un poco más ‘tristes’, concretamente sobre aquellos que tienen como epicentro el puñetero confinamiento -perdón por la expresión-.

Al principio lo pasé mal, supongo como todos. Tener que ejercitarme en el rodillo durante todos los días se me hizo duro; no me hacía mucha gracia esa idea. No obstante, el tema de Zwift y todo eso me ayudaba física y mentalmente a sobrellevar la situación lo mejor posible: entre que te apuntabas a una carrera, a esta, a la otra, etc.,  hacía que me encontrase más motivada.” Más allá del rodillo, tuvo más vías de escape para mantenerse en forma. “Por suerte, en el sótano de nuestra casa tenemos montado un pequeño pero completo gimnasio, y eso me brindó la oportunidad de poder compaginar el rodillo junto con sesiones de gimnasio. Fue como una especie de pretemporada, y la verdad es que lo agradecí muchísimo.

A PLENO ESFUERZO EN OTXANDIO, LA PRUEBA QUE CLAUSURÓ EL TORNEO EUSKALDUN 2020.

Llegó el mes de mayo, y con ello la oportunidad de, por fin, salir de casa con más asiduidad. No obstante, ‘los males’ no remitieron, sino que prosiguieron su curso. “Una de las cosas negativas fueron los horarios en los que podíamos salir a entrenar: para que las personas de una edad más avanzada pudiesen salir a su debida hora, teníamos que levantarnos a las seis de la mañana para hacer, a lo mejor, 2 horas de bici… Pero bueno, aun siendo cierto que fue un caos, se agradeció que ya pudiésemos salir con menos restricciones.”

Cuando afirma esto último, tened claro que no lo hace en broma, sino todo lo contrario. “Hizo que valorara más la bici. Eso de salir fuera y que te diese el aire en la cara fue como decir: ‘jo, qué bien”. A ver, no hay que olvidar que que estuvimos mucho tiempo sin poder salir, por lo que volver a reencontrarte con esa sensación fue muy pero que muy agradable.”

LA MENTALIZACIÓN, ESA FACETA TAN DIFÍCIL DE LIDIAR

A lo largo del período que ha durado el confinamiento hemos sufrido en muchas frentes, pero si hay algo que, lamentablemente, se lleva la ‘palma’, esa es la que aglutina todo lo que tiene que ver con el ‘coco’, con la mentalización, con el saber cómo llevar la situación de la mejor forma posible sin venirnos abajo.

Conozcamos qué tal se desenvuelve nuestra protagonista en este campo. “No sé si mentalmente soy fuerte o no… depende del día. En carrera sueles sufrir tanto si vas delante como detrás, pero sí que es cierto que yendo a cola igual te cuesta un poco más. Los malos momentos los tienen todos, y cuando estás sufriendo puede que no se te pase lo mejor por la cabeza, pero siempre intentas que sea lo mejor, pues sabes que muchas veces se trata de un juego mental.”

Nunca suele ser fácil lidiar con ello: lo sé, es complicado. Muchas veces solemos necesitar cierta ayuda para que podamos salir del apuro de la mejor manera posible. Afortunadamente, ella lo ha tenido. “Hasta hace poco no, pero desde que un día nuestro director nos dijo una frase que, de hecho, se me quedó grabada a fuego, me ayudó muchísimo en este aspecto. Decía lo siguiente: cuando veas que te duelen las piernas, piensa que a las demás también les estarán doliendo… ¡Y es verdad! Porque claro, hay veces en las que te dices a ti misma que ya no puedes más y que te quieres rendir, ¡pero es que igual ellas van igual o incluso peor que tú!

Afortunadamente, no es esto lo único que le es de ayuda. El rodillo es también aliado suyo. “A no ser que sea un circuito pequeño, no me gusta rodar por el circuito antes de las carreras. En realidad, suelo preferir hacer una breve sesión de rodillo, bajarme más o menos 10 minutos antes de la carrera e irme directo a la línea de salida. No obstante, en los momentos inmediatamente previos al comienzo de la prueba suelo ponerme muy pero que muy nerviosa, en todas además, como si siempre fuese mi 1ª carrera y no atesorase experiencia… No lo entiendo la verdad“, se ríe mientras me lo va explicando.

NUEVO AÑO, NUEVO EQUIPO

En nuestro refranero español hay uno que dice lo siguiente: “año nuevo, vida nueva”. Esto último no sé, pero que el nuevo año le ha cambiado ciertas facetas de su vida resulta evidente. ¿Uno de ellos? Muy fácil: el equipo donde milita hoy en día. Si aún no lo sabéis, este año decidió cambiar de aires para enrolarse en el ‘Costa Brava Mediterranean Foods – Top Conserge’. “El motivo fue muy simple: muchas de las chicas del equipo donde estaba anteriormente se iban a marchar, y claro, solo íbamos a quedarnos 3 ciclistas en la categoría Sub23… Vamos, muy pocas.

Tiene muy bonitas palabras para una de las personas clave en todo este proceso. “Una chica con quien entreno, Pilar Macián, me comentó que se encontraba muy cómoda en dicho equipo, que todas eran chicas y que el ambiente era muy bueno. Por tanto, hablé con Felisario, el director del equipo, y al ver que me lo pintaba todo bien, decidí aceptar la propuesta y marcharme con ellos, no sin antes llevarme conmigo a todo el equipo de chicas que había por aquel entonces en el anterior equipo (en el ‘AEL Txirrindulari Taldea‘).

Los cambios, da igual del tipo que sean, siempre suelen ser difíciles: no ya tanto por la dificultad que entrañan, sino por el propio proceso de mimetización que se nos es requerido para acoplarnos de la mejor manera posible al nuevo ecosistema. Así pues, me pregunto qué tal se habrá integrado dentro de su nueva familia deportiva. “Me encuentro muy bien, tanto con las compañeras como con el staff. Hemos realizado algunas concentraciones de equipo en Catalunya a las cuales he acudido junto con todas ellas, y diría que estas actividades nos han ayudado para alcanzar una mayor relación entre todas nosotras.”

Aun así, la joven benicense admite que se le está haciendo difícil amoldarse al nivel con el que se encuentra en las carreras. “Es mucho más alto: es cierto que cada año me encuentro mejor, pero aun así me sigue faltando un poco de nivel…” Me ilustra un ejemplo para que entienda bien su postura. “Por ejemplo, en el mes de mayo corrí en Balmaseda, una de las pruebas de la Copa de España: tenía bastante desnivel y no pude terminarla. Al día siguiente, en cambio, competí en Barrundia, una prueba del Torneo Euskaldun de 100km de terreno llano, pero con repechos típicos del País Vasco: rodamos a 39 de media, y ahí sí que pude llegar a la línea de meta… Lo más emocionante fue haber podido acabar una carrera donde habían corredoras de equipos UCI como el Massi – Tactic… ¡Estaba flipando!

MIRANDO AL FUTURO

Demos paso al bloque clausural, que no por ser el último tiene menos importancia que los demás. Ya lo hemos ido comentando a lo largo de la entrevista: aún es muy joven, tiene toda una vida por delante tanto en el aspecto personal como en el deportivo, etc. Relacionado intrínsecamente con ello, me picó la curiosidad de saber de qué forma está afrontando los años venideros, unos que ya están a la vuelta de la esquina.

En un futuro supongo que trabajaré en algo relacionado con el deporte: puede que con el ciclismo, puede que no, aún no tengo nada claro… Aunque sí, sí que me llama la atención ser entrenadora, sobre todo de chicas.” Atento a la preciosidad que nos cuenta. “Cuando pregunto a mis compañeras los entrenamientos que les mandan, algunas veces acabo expresándoles cómo los haría, o qué añadiría, como por ejemplo el gimnasio, ya que es algo que me gusta bastante y creo que es muy importante para el ciclismo etc. Más o menos es como que les voy asesorando un poco: no mucho, cierto, pero sí algo…”, concluye mientras le denoto una contenida carcajada.

Las veces en las que emprendemos una nueva aventura, solemos agradecer de sobremanera los ánimos que nos llegan por parte de nuestras personas más allegadas. En este caso, en cambio, la situación es a la inversa: es ella en persona quien, basándose en su propia experiencia, ha tenido el encantador detalle de dar unos valiosísimos consejos a todas aquellas personas que quieren aventurarse en este deporte pero que, por una u otra razón, tienen alguna que duda al respecto. “Lo primero es que si decide empezar que sea para disfrutar, y no con la mirada puesta en competir. Esto lo digo por experiencia: he tomado parte en marchas cicloturistas, y he de decir que en ellas he disfrutado muchísimo más que en todas las demás carreras. Pero bueno, lo que te decía antes: que coja la bici para disfrutar y para que forme parte de un equipo donde pueda conocer gente y formar un ambiente muy chulo, pues eso es lo más importante. El ciclismo es un deporte que te da estas bonitas opciones.

No sé exactamente lo que le deparará el futuro a nuestra joven risueña… Tal y como nos lo ha comentado, seguramente la veremos trabajando ligada a este deporte, y quién sabe si a la vez que lo va compaginando con su otra gran afición, que no es otra que darle pedales a la ‘bici’. Pero eso sí, hay algo de lo que sí estoy muy pero que muy muy seguro: vaya al lugar donde vaya y llegue al sitio donde llegue, siempre tendrá alguien a su lado para que le dé el apoyo moral necesario en todo momento, pues una chica tan amable y tan risueña como lo es ella se merece la mayor de las suertes tanto en su vida personal como profesional ¡Muchísimas gracias por tu amabilidad, Alba! ¡Ojalá nos veamos muy pronto de nuevo!

______________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

*** P.D. 1: LA ENTREVISTA FUE REALIZADA EN CASTELLANO MEDIANTE LLAMADA TELEFÓNICA. ***

*** P.D. 2: SI ALGUIEN ESTUVIESE INTERESADO/A EN ESCUCHAR LA ENTREVISTA ORIGINAL (EL AUDIO DE LA ENTREVISTA), NO HABRÍA NINGÚN PROBLEMA EN ENVIÁROSLO, SIEMPRE Y CUANDO LA ENTREVISTADA LE DÉ EL VISTO BUENO A ELLO.

Alba Herrero Costa Brava Mediterranean Foods - Top Conserge