XUBANE GARAI: LO PRINCIPAL, LOS ESTUDIOS; SI ESTOS VAN BIEN, INTENTAR SEGUIR MEJORANDO ENCIMA DE LA BICICLETA‘.

Este tipo de afirmaciones son las que realizan aquellas personas que no sólo no tienen la cabeza bien amueblada, sino las que también tienen las ideas bien fijas. En este caso, la autora de estas palabras es la protagonista del día de hoy, la atxabaltarra XUBANE GARAI (Aretxabaleta, 2002).

Al hacerle la propuesta de ser entrevistada, no sólo no la aceptó, sino que durante la elaboración y la realización de la misma ha ido dando todo tipo de facilidades de forma muy amable amablemente, cosa que se agradece enormemente.

¿Todavía no conocéis muchas cosas sobre ella y querríais conocerla más en detalle? Si este es vuestro caso, en este momento tenéis una muy bonita oportunidad para ello. ¡Allá vamos!

– Para quien todavía no te conozca… ¿cómo te describirías? ¿Quién es Xubane?

Uy, qué poco nos detenemos pensando en nosotros, ¿verdad? [un breve suspiro]. Pues… diría que soy bastante perfeccionista, sincera y, muchas veces, seria.

– ¿Cómo te iniciaste en el mundo del ciclismo? ¿Cuáles fueron tus primeras pedaladas?

Mi padre había sido ciclista, y mi hermano, que es un año más joven que yo, también solía andar en bicicleta desde benjamines. A pesar de tener este ambiente ciclista en casa, muchas veces me solía decir a mí misma que no empezaría en el ciclismo ‘ni de palo’… hasta que un día me dije a mí misma:

Pues sí, ¿por qué no? Lo cierto es que es así como me inicié en el ciclismo, sin tener mucho tiempo para pensar en ello, la verdad.

XUBANE (IZQ.) JUNTO CON GARAZI (DCHA.). // © GOIENA

– Si no estoy equivocado, tus inicios fueron en el ‘Dorletako Ama Txirrindularitza Elkartea’. Además, como curiosidad, eras la única ciclista femenina del club.

Cuando me inicié en el ciclismo, en el equipo también estaba Garazi Estévez (de mi misma edad), y corrimos juntas en el 2º año de infantiles. Al año siguiente, ella se fue al equipo tolosarra ‘Gipuzkoa – Ogiberri‘, pero, en mi caso, decidí quedarme junto con los chicos y seguir centrado en mis estudios.

– ¿Cómo eran aquellas carreras donde, al estar sin compañeras de equipo, competías de forma totalmente individual las carreras?

Cuando estaba en infantiles no solía coger mucho la bicicleta, ya que no entrenaba mucho (disputábamos las carreras y poco más). Pero cuando ya pasé a cadetes, empecé a tomármelo de una forma más seria. Además, creo que la decisión de quedarme en el equipo junto con los chicos me ha aportado muchísimas ventajas que, si me hubiese ido a un equipo femenino, no las hubiera adquirido.

Por dar un ejemplo, los chicos suelen ir casi siempre al límite en los entrenamientos; de esa forma, a base de ir apretándome física y mentalmente, aprendí muchísimo a saber sufrir, cosa que, de cara al futuro, me ha venido realmente bien.

– El 2019 fue un año de muchos movimientos para ti: subiste a la categoría ‘Juniors’, y además fichaste por el equipo ‘Murias – Limousin’. ¿Cuál fue el motivo para fichar por este equipo?

EL AÑO PASADO, EN EL EQUIPO ‘MURIAS – LIMOUSIN’. // © ARATZ LOSADA

Es cierto que en cadetes estuve muy a gusto en el equipo ‘Dorletako Ama‘, pero al pasar a la categoría ‘Juniors’, decidí que quería estar rodeada de un equipo con buen ‘ambiente’ , ya que ello me ayudaría mucho para poder aprender a correr en equipo (veía que esta nueva categoría era más seria).

Por lo tanto, y viendo que hice un buen año en 2º de cadetes, decidí irme al equipo ‘Limousin‘, creando así un equipo junto con Naia Amondarain, Ekhiñe Rivas y yo misma. Al cabo de un tiempo, nos comentaron que, gracias a un acuerdo, la empresa ‘Murias‘ también se adhería al proyecto, pudiendo así llevar adelante el equipo con el nombre de ‘Murias – Limousin‘.

– En cuanto a la forma de correr, ¿cuáles son las diferencias que notaste entre disputar las carreras tú sola o hacerlas con compañeras de equipo?

Estando en juniors es difícil correr en equipo, ya que corremos junto con las élite. Pero, personalmente, sí que noto una gran diferencia a la hora de competir.

Cuando corría sola, y si me salía una mala carrera, iba triste a casa, etc. Pero en juniors, al tener ya compañeras de equipo, al terminar las carreras nos juntábamos, conversábamos, etc. Todo ello nos venía muy bien para aprender de cara al futuro.

– Mirando un poco al pasado, tengo apuntado que, en el año 2018, en la localidad orensana de Baños de Molgas, conseguiste la medalla de oro con la selección vasca en la CRE junto con Garazi Estévez, Anne de Pablo y June Herrera.

Al principio no estaba segura de si iría o no, pero en cuanto oficialmente me lo comunicaron, me lo tomé como un serio objetivo. Desde ese mismo momento, empecé a obtener buenos resultados, y viendo que cosechaba buenos resultados, esa motivación hacía que entrenara más y mejor.

Lo que más me gusta son las ‘cronos’, pero de cara a aquella prueba, me daba un poco de miedo el no haber estado entrenando mucho dicha disciplina en la selección. Además, aquel día, todas las restantes selecciones contaban en su poder con un megáfono para poder dar todo tipo de indicaciones a sus ciclistas, pero en nuestro caso… no teníamos ni eso. Por lo tanto, y por estas cuestiones que he comentado, no teníamos mucha esperanza en obtener un buen resultado.

Pero cuando cruzamos la línea de meta y nos dijeron que habíamos marcado un gran tiempo… fue realmente increíble. Ahora mismo, podemos decir que, de no esperar absolutamente nada, pasamos a convertirnos campeonas de España.

CTO. GIPUZKOA DE CRI (2017) // © DIARIO VASCO

– Siguiendo con las cronos, y cuando estabas en cadetes, en 2017 fuiste campeona de Gipuzkoa de CRI que se disputó en la localidad guipuzcoana de Bergara. Es realmente una especialidad en la que te desenvuelves genial, ¿no?

Personalmente, la victoria cosechada que previamente me has comentado no la considero como tal, ya que no tuve la percepción de haber competido realmente aquel día.

Pero, por ejemplo, en 2018, cuando estaba en el 2º año de cadetes, finalicé 4º en el Torneo Euskaldun. Pues bien: dicho resultado me lo tomo más como una victoria que aquella victoria de CRI en 2017.

– ¿Si tuvieses que elegir entre una carrera de fondo o una de CRI, con cuál te quedarías?

Personalmente con la CRI. Como he dicho anteriormente, es una disciplina que me gusta mucho; soy una ciclista que va bien en llano y que, además, es explosiva.

– Antes hemos estado hablando sobre las diferencias que hay entre correr de forma solitaria y correr junto a compañeras. Ahora, y viendo que el año pasado subiste a la categoría ‘Juniors’, ¿qué diferencias notaste entre correr en la categoría de cadetes y la de juniors?

Sí, sí, sí que las noté. El año pasado me ‘pilló’ en una nueva época de mi vida; esta categoría suele coincidir con el Bachillerato. Además, y como soy una persona que le da mucha importancia a los estudios, psicológicamente me he notado bastante cansada.

Además. he de comentar que, dicha categoría, aun no siendo ‘sucia’ (no lo tildaría como tal), sí que creo que es una categoría en la cual no se disfruta mucho, ya que al correr con las élite no da mucha opción para ver el nivel real que hay dentro de la categoría.

– ¿Qué aprendizaje realizaste de tu 1. año de juniors y que te puede venir bien de cara al futuro?

El aprendizaje lo realicé en todos los aspectos de mi vida, la verdad. Para dar un ejemplo, aprendí que las cosas se consiguen a base de sacrificio, y que no hay buenos momentos sin unos malos que le precedan.

– Supongo que, estando ya en el 2º año de ‘Juniors’, estarías muy ilusionada de empezar la temporada…

Sí, efectivamente. Viendo el buen 2019 que realicé, me ayudó para motivarme de cara a este año. De hecho, suelo decirme a mí misma: ‘Joe, a ver si este año mejoro lo del año anterior…’.

En esta pretemporada estaba entrenando con muchas ganas, ya que a principios de temporada tenía una CRI que me daba un plus de motivación para seguir entrenando duro. Además, en este año donde ya podríamos correr separadas de las élite en las pruebas de la Copa de España, tenía la esperanza de hacer una muy buena temporada. Pero bueno, ahora mismo no queda otra que esperar…

– Eso es lo que te iba a preguntar: la situación en la que estamos hace que el poder competir sea imposible. ¿Qué tal estás llevando toda esta situación psicológicamente?

Creo que todos estamos teniendo momentos de altibajos emocionales: a veces estás bien, y otras veces estás mal. Hay algunos días donde me digo: ‘Hasta ahora he entrenado súper bien, y cuando salgamos de esta situación, todas estaremos en la misma situación, y a ver si podemos hacer algo’. Pero hay otros días donde me digo: ‘No sé ni por qué estoy entrenando…’.

Además, desde que comenzó la cuarentena, me dije (y todavía prosigo) que el resultado primordial al salir de esta cuarentena no será estar fuerte de piernas, sino mentalmente. Al fin y al cabo, durante esta cuarentena, mejorar empleando el rodillo será difícil; por lo tanto, el que esté bien psicológicamente al salir de esta situación notará una gran diferencia.

– Supongo que estaréis en continuo contacto con el equipo. ¿Qué indicaciones os están dando sobre los entrenamientos, la motivación, etc.?

Por parte del equipo ha habido una bonita iniciativa donde, por medio de videollamadas, hemos podido realizar muchos entrenamientos juntas, además de darnos consejos e indicaciones sobre la alimentación y la importancia que tienen las barritas.

Relacionado con el tema de la motivación, nuestro entrenador también nos ha dado muchísimos ánimos para que estemos lo mejor posible en el plano mental. En este aspecto he de decir que estoy muy a gusto con el equipo, la verdad.

– El no saber a ciencia cierta cuándo se va a relanzar la competición supongo que no ayudará mucho para motivarte en los entrenamientos...

Ahora mismo podemos salir un poco a entrenar a la carretera, pero los horarios son un poco… De hecho, y hasta hace bien poco, aun teniendo la posibilidad de poder salir a entrenar, sólo se podía hacer por las calles de nuestro pueblo, y la verdad es que ello no ayudaba mucho…

La gente que no estudia puede aprovechar ese tramo de la mañana para poder entrenar, pero para las que estudiamos y nos tomamos muy en serio los estudios esas horas matinales no las podemos aprovechar. Por lo tanto, no nos queda otra que salir por la noche a oscuras, o bien haciendo una ruta de sólo una hora.

GALARDONADA POR LA F.V.C. EN 2018 // © DIARIO VASCO

– Hablando de los entrenamientos, ¿tienes alguna ruta ciclista concreta que te guste para entrenarte de cara a las carreras?

Me gusta entrenar por la zona donde vivo: si tengo que hacer entrenamientos de ‘montaña’, suelo transitar por los puertos de Arlaban, Udana, etc.

En cambio, si he de hacer entrenamientos de llano/fondo, me gusta acudir a Deba y transitar por la zona costera.

– Relacionado con estos temas que estamos hablando, y en vista de los momentos de gran sufrimiento (física y mental) que un ciclista debe soportar, querría saber cómo te preparas mentalmente. ¿Tienes algún ‘truquillo’ para sobrellevar dichas situaciones?

Hay pocos trucos que valgan, eh. El ciclismo es un deporte en el cual hay que saber sufrir, pero lo que suelo pensar en esos momentos es lo siguiente: ‘Venga Xubane, que dentro de 5 minutos estarás tranquila. Da todo lo que tengas ahora porque, si no, te arrepentirás de no haber dado todo lo que tenías.’

Como punto positivo, suelo tener a muchos familiares presenciando las carreras, y eso me ayuda mucho. Pero, entre mis familiares, es especialmente mi padre el que me ayuda muchísimo, ya que al ser él también ciclista, me suele dar esa tranquilidad que tan bien me suele venir.

– El año que viene te ‘toca’ subir otra vez de categoría, exactamente a la de ‘Sub23’. ¿Has empezado ya a planificar el próximo año? ¿Te preocupa?

Sí que me preocupa bastante. Lo cierto es que mi ‘imagen’/bagaje’ sólo se limita a lo realizado el año anterior y, por lo tanto, al no poder correr todavía este año, sí que me da cierta impotencia el no tener la oportunidad de poder demostrar más mi potencial.

Por ello, le estoy dando muchas vueltas a la cabeza, ya que mi intención es la de continuar en el ciclismo. Además, al haber tan poca actividad, el ir y venir de ciclistas no será tan grande como en otros años, y por lo tanto, habrá muy pocos huecos a cubrir.

– ¿Pero has podido hablar algún equipo respecto a este tema?

No, no, todavía no he hablado con ninguno. De hecho, los equipos todavía no han empezado a moverse, por lo que todavía no hay ninguna novedad en este aspecto.

– Cambiando totalmente de tema, y dejando a un lado el mundo del ciclismo, ¿cómo es Xubane en su vida cotidiana?

Con mi entorno soy bastante autoexigente, puesto que no me gusta nada empezar a hacer algo y dejarlo sin acabar. Además, algunas veces me vuelvo un poco ‘culo inquieto’, y admito que muchas veces acabo arrepintiéndome de ello.

Algunas veces sufro conmigo misma, ya que suelo tener un gran estrés y una gran carga de trabajo. Tengo una gran iniciativa, y me gusta hacer las cosas bien. Además, como he dicho al principio de la entrevista, soy una persona sincera y seria, y cuando tengo reír, río, y cuando no…

– ¿Hay algo que el ciclismo te haya enseñado y, al aplicarlo en tu vida cotidiana, te ayuda positivamente?

Diría que la disciplina: el ciclismo es un deporte que te exige mucha disciplina, y esto mismo lo noto mucho en mis estudios, ya que me suelo poner un horario que intento cumplir siguiendo una orden. En temas de comida también me ha ayudado de sobremanera, ya que al ser una persona que gana peso con relativa facilidad, el saber cuidar la comida me ha venido muy bien.

Además, el ciclismo me ha dado la bonita oportunidad de conocer a mucha gente y muchos lugares foráneos, por lo que es algo que valoro muchísimo.

– Supongo que ser ciclista te ha privado de realizar muchas cosas que te hubiera gustado realizar. Por ejemplo, muchas veces tus amigas salían por la noche, pero tú, al tener una carrera al día siguiente, no podías salir y tenías que quedar en casa…

Sí, así es. Hay días en que todas salen a la calle menos yo, donde tengo que quedarme en casa. Aun así, entienden perfectamente mi situación, y puedo decir que he tenido una gran suerte en tener a estas amigas.

– ¿Aun así, y a pesar de lo anterior, convertirte en ciclista crees que ha merecido la pena?

Sí, sí, completamente.

– ¿Hay algún consejo que te haya dado alguien de tu entorno y, a raíz de ello, te digas a ti misma: ‘Joe, qué bien me ha venido…’?

Muchos me dicen que me rodee de buena gente y que crea en mí misma; sinceramente, creo que esto último es un aspecto personal que tengo que desarrollarlo y mejorarlo.

– ¿Tienes algún ídolo/referente?

Tener tengo muchas, pero no me gusta utilizar la palabra ‘ídolo’, ya que, como nosotras, son personas. Pero sí que tengo mucha simpatía por Ane Santesteban, ya que su trayectoria me genera envidia y muchas veces me digo: ‘Joe, ojalá podría llegar hasta ahí…’.

Al igual que a Ane Santesteban, también le tengo mucho aprecio a Lourdes Oyarbide; creo que es una persona que se asemeja bastante a mí, bien en cuanto a estudios (voy por el mismo camino que ella), bien como corredora (somos bastante parecidas en cuanto a la fisionomía del cuerpo).

– ¿Tienes algún hobby?

Me gusta cocinar, máxime desde que estoy cuidando mucho la alimentación; me gusta experimentar un poco de todo, y lo cierto es que le estoy cogiendo el gusto a ello.

– ¿Alguna anécdota divertida que nos puedas contar?

Pues la verdad es que habrá muchas [empieza a pensar]… pero ahora que pienso, sí que tengo súper marcada la carrera de Deba, prueba que equivalía al Campeonato de Gipuzkoa aquel año.

Era el año 2018, donde estaba en el 2º año de cadetes. Dieron la salida, y de repente, empezó a llover con mucha fuerza. En el transcurso de la carrera, hubo una caída donde tuvo que venir la ambulancia, y no tuvieron otra opción que detener la carrera.

Al principio, quisieron hacernos parar haciéndonos poner el ‘pie a tierra’, pero al final decidieron que no, puesto que hacía mucho frío y no podíamos estar quietas tanto tiempo con la poca ropa que teníamos encima. Así pues, hicimos 27 km en ‘modo neutralizada’, lo que equivalía casi a la totalidad de la prueba.

Estábamos entrando en el tramo final de la carrera, donde sólo nos quedaba llegar a Deba. En ese momento, íbamos pensando que la carrera iba a quedar suspendida y que no iba a pasar nada, ya que todas íbamos súper tranquilas (el pelotón circulaba tomando toda la anchura de la carretera).

Mientras, habíamos llegado a la rotonda que hay cerca de Deba: todo era tranquilidad, ritmo pausado, … hasta que, de repente, nos dijeron:

‘En la próxima rotonda… ¡SALIDA!’. En el momento en que nos lo comunicaron iba muy atrás en el pelotón charlando con Ekhiñe, y cuando nos enteramos de esa indicación, nos dijimos entre nosotras: ¡¿Quéééé?!

La cuestión es que tuvimos que realizar un sprint de 1km… Al principio, fuimos adelantando posiciones muy rápido, pero, al final, y para mi suerte, pude obtener la 3ª plaza en la clasificación del Campeonato de Gipuzkoa (4º en la carrera).

– Para acabar, ¿qué objetivos te pones a ti misma de cara al futuro?

Lo principal será llevar los estudios de la mejor forma posible, y mientras estos vayan bien, intentaré seguir mejorando encima de la bicicleta para así poder dar lo mejor de mí.

Además, sé que el Grado Universitario que realizaré no será nada fácil, y sé también que me ‘quitará’ bastante tiempo, pero junto a ello quiero seguir mejorando y disfrutando encima de la bicicleta, esperando así poder conseguir un muy buen nivel.

______________________________________________________________________________________________ ______________________________________________________________________________________________

Hasta aquí la entrevista de hoy… ¡Espero que haya sido de vuestro agrado!

*** P.D. 1: LA ENTREVISTA FUE REALIZADA EN EUSKERA MEDIANTE UNA LLAMADA TELEFÓNICA. ***

*** P.D. 2: SI ALGUIEN ESTUVIESE INTERESADO/A EN ESCUCHAR LA ENTREVISTA ORIGINAL (EL AUDIO DE LA ENTREVISTA), NO HABRÍA NINGÚN PROBLEMA EN ENVIÁROSLO, SIEMPRE Y CUANDO LA ENTREVISTADA LE DÉ EL VISTO BUENO.

Etiquetas: Oria Sport - Limousin Xubane Garai
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

¿Me ayudas a darle visibilidad a este artículo compartiéndolo en tus redes sociales? ¡Mil gracias!