LAURA TENORIO: ‘ME GUSTARÍA TENER UNA VIDA QUE SEA COMPAGINABLE CON EL CICLISMO Y PUEDA HACER REALIDAD MIS OBJETIVOS.’

AHORA QUE LA TEMPORADA ENTRA EN LA RECTA FINAL, ENTREVISTAMOS A LA CICLISTA MADRILEÑA Y REALIZAMOS UN EXTENSO ANÁLISIS DE SU TRAYECTORIA.

© LAURA TENORIO

La temporada va entrando en su fase final y, con ella, llega el momento de realizar el análisis de la temporada. En este caso, procederemos a hacer uno profundo, pero no sobre la temporada en sí, sino de la trayectoria profesional de una las ciclistas que militan en el equipo cántabro ‘Río Miera – Cantabria Deporte‘.

Hablamos de la madrileña Laura Tenorio (Río Miera – Cantabria Deporte), una ciclista que, sobre todo, destaca por la alegría que emana y lo sonriente que está en todo momento. ¿Queréis saber por qué digo esto? ¡Genial! La respuesta la encontraréis a lo largo de la entrevista, y pienso que, con esto, tenéis un bonito motivo para, principalmente, conocerla más a fondo y, de paso, conocer dicha curiosidad.

– Empiezo con la típica pregunta. Para aquellas personas que todavía no te conocen, ¿cómo te describirías a ti misma? ¿Quién es Laura?

No sé exactamente si soy como pienso que soy, ya que al fin y al cabo es la gente de mi entorno la que me ve de una forma u otra, pero personalmente me considero una persona que intenta ser muy positiva, muy alegre y también la que le gusta analizar mucho las cosas (quizás demasiado). Además, también me importa mucho el bienestar de la gente y, en general, soy muy activa a la hora de realizar todo tipo de actividades.

– ¿Qué es lo que te ’empujó’ a convertirte en ciclista?

Todos los hermanos que tengo son chicos, y el ‘papel’ que he adquirido desde pequeña fue la de competir contra ellos, superarles, etc. Cuando nos llegó el momento de ir a vivir a Palencia (somos originarios de Madrid), mi madre me apuntó a una escuela base de ciclismo porque sabía que me gustaba mucho hacer deporte, y ya pasados unos meses me enganché muchísimo (sólo tenía 11 años por aquel entonces).

Mi hermano lo dejó hace ya bastante tiempo, pero en mi caso seguí practicando este deporte hasta entrar en el equipo que, de pequeña, veía en las revistas de Ciclismo a Fondo y decía: ‘wow, a ver si algún día estoy yo en ese equipo [risas]’. Y la verdad es que, ahora mismo, estoy muy muy contenta.

– Eso te iba a comentar que, siendo madrileña, desde pequeña siempre has estado ligada al club cántabro ‘Club Ciclista Meruelo’.

¡Sí, sí! En el equipo se ríen mucho de eso, y muchas veces me dicen que soy de todas partes [risas]. Aunque haya nacido en Madrid, he estado viviendo en muchas partes: los primeros 7 años de mi vida fueron en la capital, a continuación otros 7 en Palencia (mi madre es de allí), luego unos meses en Cantabria y, en la actualidad, en Mallorca. He de admitir que me encanta este lugar y, el clima que hay aquí me gusta mucho; lo ‘malo’, por decirlo de alguna forma, es el tema de los viajes, pero aun así estoy muy contenta, porque desde el club nos ponen todo facilidades.

© LAURA TENORIO

– Siendo madrileña, ¿qué te hizo escoger el club cántabro sabiendo que, geográficamente, te ‘pillaba’ un poco lejos?

En la escuela en la que estaba (la que te comentaba al principio), había otras 2 chicas más junto a mí, y de hecho eran de mis mejores amigas. Cuando les llegó el momento de pasar de categoría, se marcharon al Club Ciclista Meruelo, ya que, por aquel entonces, en Castilla y León no había ningún equipo femenino como tal. Cuando me llegó a mí el momento de dar también ese salto, ‘copié’ el camino que tomaron ellas (me dieron con un poco de envidia, la verdad) y acabé marchándome al club cántabro, uniéndome de nuevo con ellas.

– En el tiempo que llevas en este club, ¿qué es lo que más te gusta/te ha gustado?

Cada año es muy diferente, pero sí que es verdad que hay una esencia que no hemos perdido (y espero que no se pierda): somos un equipo, sí, pero sobre todo somos un equipo con buenas migas. En el club estamos ciclistas de diferentes zonas del país, de diferentes de edades, etc., pero aprendemos muy bien a convivir entre nosotras. En cuanto al staff, es que no puedo decir nada malo… Siempre lo digo: es mi 2ª familia, y siempre van a estar ahí sin importar si estoy en Madrid, en Mallorca o en cualquier sitio.

– Ahora querría realizar un análisis de tu carrera deportiva, empezando por la categoría de cadetes. ¿Qué recuerdas de aquella época?

Lo recuerdo con mucha mucha ilusión: esta categoría solía (y suele) ser para el disfrute, y era como que básicamente íbamos a pedalear y estar con la gente. Sí que es cierto que dábamos un salto de nivel comparado con la etapa escolar, pero al fin y al cabo era disfrutar y aprender lo que era el equipo, a correr en equipo, aprender un poco las estrategias, etc.

– Cuando estuve preparando la entrevista, me puse en contacto con Roberto para preguntarle alguna curiosidad sobre ti, y me comentó que, cuando eras cadete, conseguiste la medalla de oro en la CRE.

Sí, eso es, y ahora que recuerdo fue en León. Como he dicho antes, estaba etapa de cadetes era para disfrutar, pero para mí estar en unos Campeonatos de España, que era el objetivo del año, era increíble. De hecho, durante el año lo primero que solíamos buscar era clasificarnos para irnos a los Campeonatos (en cadetes y juniors se corren por selecciones, no por equipos), y el mero hecho de ir ya era una ilusión. Además, y como curiosidad, antes de aquel día que conseguimos la medalla de oro nunca había cogido una bici de contrareloj, pero la selección me dejó una bici antigua con la que, finalmente, pude competir; les estoy muy agradecido.

El conseguir este resultado no solo no fue emocionante por el mero hecho del resultado en sí, sino que realmente lo fue por haberla conseguido junto a mi compañera y amiga; esto me hizo muchísima emoción.

-Tras 2 temporadas en la categoría cadete, pasaste a Juniors. ¿Qué es lo más difícil que se te hizo en esta nueva categoría?

Si te soy sincera, en juniors fue la etapa donde más he rendido y más he disfrutado. Además de que me tomaba más en serio los entrenamientos, etc., pude sobrellevar mejor el compaginar los estudios con la competición, y la verdad es que no se me hizo muy dura pasar de categoría.

© LAURA TENORIO

– Los/as chicos/as de esta edad, en la mayoría de las veces, suelen estar esperando toda la semana a que llegue lo más rápido posible el fin de semana para poder competir. ¿Era este tu caso?

Durante la semana, solía tener un mix de alegría, motivación, etc. que estaba enfocado a la competición. Sí que es verdad que me ponía un poco nerviosa por el hecho de tener la duda de si estaría preparada para la carrera o no, pero sí que solía estar con muchas ganas de competir.

– ¿Cómo planificabas los viajes para las carreras? ¿Cómo era la ‘logística’ para acudir a ellas?

Antes me era más fácil porque vivía más cerca, y solía tener 2 opciones: me acercaba con una compañera o, si no, alguien que iba de camino me recogía e íbamos juntas. Para el staff del equipo, era y es muy complicado planificar todo esto, y hasta me pongo nerviosa cuando me ponía en el lugar de ellos, puesto que no hay que olvidar que, además de llevar a cabo toda la planificación de las carreras, lo compaginaban junto a su trabajo laboral, y llevar adelante todo esto no debía ser para nada fácil.

– Después de 2 años, das de nuevo el salto de categoría y pasas a Sub23. Durante este transcurso, ¿pensaste en cambiar de equipo? ¿O estabas decidida a continuar en el mismo equipo?

No, la verdad es que no pensé en moverme. Sí que es cierto que, cuando di el salto a Sub23, estuve cambiando de vivienda en algunas ocasiones (de Madrid a Mallorca, luego a Palencia, etc.), y como en temas logísticos no me organicé demasiado bien, al principio se me hizo un poco dura. Ya inmersa en mi 2º año de Sub23, todo me fue genial y mucho mejor comparado con la temporada anterior, y de hecho este fue mi mejor año; siempre me veía delante en las carreras, me encontraba físicamente muy bien, etc.

– Este año, vuestro club ha sacado un nuevo equipo UCI, dándoos la oportunidad de competir internacionalmente. ¿Qué supone esto para una ciclista joven como tú?

Este año teníamos bastantes planes para ir a correr, y aunque esta situación nos haya privado el poder competir en algunas ocasiones, me dio una motivación muy grande, ya que te ves ahí con las mejores corredoras y, además de experimentar otros niveles de ciclismo y otros tipos de carreras, es ahí donde experimentas realmente lo que es el ciclismo profesional.

© LAURA TENORIO

– ¿Y qué tal ha sido la experiencia?

En principio debíamos correr más pruebas, pero al final competí la Vuelta a Navarra y la Durango-Durango en el mes de julio; me di cuenta que el nivel ha subido un montón y que, además, tenemos mucho que aprender. Eso sí, agradezco muchísimo al equipo por la oportunidad que nos han brindado de poder participar y competir en estas carreras.

– Tomando tu carrera deportiva al completo, ¿cuál es la ‘cosa’ con la que estás más orgullosa?

Si te soy sincera, no es nada nivel de premios, de puestos, etc, sino que es, sobre todo, el verme que estoy aquí después de todos estos años y tantas carreras. Me encanta estar y trabajar en equipo y, personalmente, es super gratificante el hecho de poder ayudar a tus compañeras y que al terminar la carrera hayas dado todo lo que tienes y te dices: ¡oh, qué bien me he quedado, ¡he cumplido!’. Son todas estas cosas las que más orgullosa me hacen.

– Más allá de tus familiares, amigos/as, etc., y máxime centrándome en el equipo, ¿cuáles son las personas que siempre han estado contigo y te han ayudado en todo?

Cada uno tiene su parte y pone su granito de arena, y hasta te podría hacer una lista de arriba hasta abajo. El primero sería José Luis (el director), y es el que siempre ha estado con nosotros y al quien siempre le damos la vara [risas]. Luego está Rober, que lo ha dado todo para que este equipo sea lo que es ahora y nos ha cuidado como si fuéramos sus hijas. Y de Cristina qué decir… es única, no sé ni cómo nos aguanta tanto [risas]. Nos entiende más que nadie, se preocupa por cada cosa, y como es mi entrenadora, me conoce más que nadie. Hasta hablo con ella más que con mi madre [risas].

Tampoco quiero olvidarme de Gelito, que aunque hace mucho tiempo que no esté en el equipo por asuntos familiares, fue un pilar super importante para mí en mi época hasta llegar a juniors. También están Iván, Felipe, Toñín, etc.; son todas personas que, aun estando poco tiempo con ellas, van dejando rastro y te ayudan muchísimo en todas las cosas.

– Ahora que hablamos de las personas que te han dejado rastro en lo personal, ¿qué tipo de personas crees que tiene que haber en un equipo de base para que los/as jóvenes tengan ganas y entusiasmo?

Creo que, tanto en el staff como en los/as corredores/as, tiene que haber un poco de todo, porque al final el balance es lo que hace un equipo más completo: tiene que haber una figura un poco restrictiva, otra un poco más sutil, etc. Un poco de todo, digamos.

© LAURA TENORIO

– Muchas veces se dice que el ciclismo ‘quita’ y ‘da’ ciertas cosas. En tu caso, ¿qué te ha ‘dado’? ¿Y que te haya ‘quitado’?

En mi caso me ha dado todo [risas]. La verdad es que no te estoy siendo exagerada, porque al final me ha dado el estilo y la forma de vida que tengo en la actualidad; ahora mismo, no podría enfocar mi vida sin algo que no tuviese nada que ver con la bicicleta.

Y en cuanto si me ha quitado algo… la verdad es que nada. No voy a decir que me haya quitado tiempo, porque estar aquí es algo que lo he elegido personalmente. Igual, quizás sí que me haya quitado algo de tiempo de vida en una carrera que haya sufrido mucho, pero todo lo bueno que me trae el ciclismo recompensa un poco [risas].

– Entrando ya en la recta final, querría apartarme de tu aspecto deportivo y centrarme en tu figura personal. ¿Cómo es Laura en su vida personal y cotidiana?

A medida que han ido pasando los años, he cambiado mucho, y aunque sí que es verdad que sigo siendo muy alegre y muy sonriente (me encanta reírme, me encanta, y me gusta pasar un buen rato con mis amigos y amigas), en algunos momentos tengo un carácter tremendo, y hay veces que no me soporto ni yo [risas]. Además, me empeño mucho en las cosas, le dedico bastante tiempo a lo que me importa, etc.

– Ahora que has mencionado lo de que te gusta reírte mucho, me he dado cuenta que, dentro del pelotón, algunas te llaman ‘sonrisas‘. ¿Nos podrías contar, brevemente, el por qué?

No tengo un recuerdo en concreto que fuera ¡eh, tú, el sonrisas!’, pero sí que me acuerdo que, en las carreras, ciertas personas del equipo me decían ‘¡eh, hola sonrisitas, sonrisitas!’ [risas]. Además, en muchas imágenes de las carreras que visualizábamos después de las mismas, casi siempre aparecía sonriendo y, en algunas ocasiones, por ejemplo Cristina San Emeterio, me decía: ‘joe, vas sufriendo y, aun así, siempre estás sonriendo’ [risas]. Al final, me quedé con este mote; bueno, mejor así que gruñona [risas].

© LAURA TENORIO

– ¿Tienes algún sueño o meta que quisieras conseguir, bien sea en tu aspecto deportivo, bien en lo personal?

Pfff, tengo muchísimas; ahora mismo estoy en un tiempo que lo tengo todo muy claro pero, a la vez, tengo un abanico muy abierto. A nivel personal, a la vez que todavía sigo estudiando y formándome, estoy trabajando, y me gustaría emprender algo en un futuro pero, ahora mismo, mi sueño es poder seguir en el equipo y hacerlo lo mejor posible, puesto que esto es lo que me hace feliz. Nunca puedes decir que vas a estar toda tu vida en algo, pero me gustaría tener una vida que sea compaginable con el ciclismo y pueda darlo todo hasta poder hacer realidad mis objetivos.

– ¿Te acuerdas de una anécdota graciosa que nos podrías contar?

Ahora mismo se me ocurren 2, y las voy a decir así las 2 rápido. Una de ellas fue con una compañera mía que ahora está en el staff del equipo: éramos juniors, e íbamos de camino a Murcia. En una de las veces que me quedé dormida, aprovechó para pintarme la cara dibujando un bigote, etc., haciendo que, al final, tuviese la cara super pintada [risas].

La otra es cuando veníamos de Galicia en furgoneta y, por problemas del vehículo, nos quedamos tiradas en medio de la carretera. Resulta que tenía ganas de ir al baño, y viendo que no había ninguna gasolinera cerca de nuestra posición y que tampoco podía aguantarme, mi compañera me tiró papel higiénico y me dijo: ‘ale, vete para allá’. Ellas se reían mucho, pero en ese momento lo pasé muy mal [risas].

– Ya para acabar, y con la experiencia que tienes durante los años que llevas en el ciclismo, ¿qué consejos les darías a aquellas personas que están dudando en empezar o están empezando?

Les diría que hagan lo que quieran en ese momento, porque en este deporte cuenta mucho la fuerza de voluntad y que al final, si no das un poco mas de ti, lo más probable es que no te guste mucho y, por ende, nunca lo vayas a disfrutar. Pero eso sí: que lo intenten, porque si no intentas nunca lo vas a saber.

________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

Hasta aquí la entrevista del día de hoy… ¡Espero que haya sido de vuestro agrado y que hayáis podido conocerla más a fondo!

*** P.D. 1: LA ENTREVISTA FUE REALIZADA EN CASTELLANO MEDIANTE LLAMADA TELEFÓNICA. ***

*** P.D. 2: SI ALGUIEN ESTUVIESE INTERESADO/A EN ESCUCHAR LA ENTREVISTA ORIGINAL (EL AUDIO DE LA ENTREVISTA), NO HABRÍA NINGÚN PROBLEMA EN ENVIÁROSLO, SIEMPRE Y CUANDO LA ENTREVISTADA LE DÉ EL VISTO BUENO.

Etiquetas: Club Ciclista Meruelo Laura Tenorio Río Miera - Cantabria Deporte
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

¿Me ayudas a darle visibilidad a este artículo compartiéndolo en tus redes sociales? ¡Mil gracias!